Usted está en : Portada: Deportes
Martes 28 de julio de 2009
El 2010 estará listo el Regional
Gobierno, Municipalidad y Minera Escondida ya trabajan en el mega proyecto deportivo.

Antofagasta.- Era la reunión que faltaba. Después de esperar varias semanas, finalmente el Estadio Regional tiene sus fechas claras.

Autoridades del gobierno regional, municipalidad y profesionales de la Minera Escondida se reunieron para ver el diseño final del megaproyecto deportivo que pretende cambiarle la cara a la ciudad, y lo están consiguiendo, porque definitivamente el nuevo Estadio Regional no tendrá nada que envidiarle a los recintos entregados en La Florida, Chillán, Temuco y Coquimbo para el Mundial Femenino.

Tras una larga conversación, donde intervinieron el intendente regional Cristian Rodríguez, la directora nacional de arquitectura del MOP Verónica Serrano, al alcaldesa Marcela Hernando y Pedro del Campo, gerente de asuntos corporativos de Minera Escondida, se llegó a los acuerdos finales de financiamiento compartido por 8 mil 800 millones de pesos, lo que costará finalmente la remodelación total del recinto deportivo (4 mil millones el Gobierno, 2 mil 800 millones Minera Escondida y 2 mil millones la Municipalidad) en su primera etapa.

CRONOGRAMA

Y cómo lo que interesa a la comunidad son las fechas, en la oportunidad Del Campo entregó el cronograma de trabajo que tendrá el Estadio Regional, empezando con la firma del convenio tripartito entre las partes (18 de agosto). La apertura de la licitación del proyecto (28 de agosto) y dejando como fecha estimativa final, el inicio de las obras para el 28 de noviembre del presente año, con la finalidad de entregarlo antes que finalice el año 2010.

Del Campo indicó que este proyecto tiene que cambiar el mundo deportivo y social de Antofagasta. "Queremos entregar a la ciudad un estadio de categoría mundial. Que el antofagastino se sienta orgulloso de lo que tiene", agregó enfático el gerente de asuntos corporativos de Minera Escondida.

Pero como los costos siempre varían, hubo un aumento del presupuesto final del proyecto, pero Minera Escondida, fiel a su trabajo social con la ciudad, no dudó un segundo en sacar de su bolsillo la diferencia para que este proyecto, la primera etapa de la "Ciudad Deportiva", se concrete, aportando 500 millones más para su concreción.