Usted está en : Portada: Deportes
Miércoles 27 de octubre de 2010
A puros "tunazos" despertaba crack

La gran promesa de los Zorros, Gustavo Ponce, dio su primera entrevista a un medio y confesó

su dura infancia viviendo en una de las poblaciones más peludas de "Chago" city.

Quienes han visto correr la esférica en los pies del loléin Gustavo Ponce, saben que este cabro es una de las grandes promesas de los Zorros, porque muchos lo comparan con el juego del "Papelucho" Donoso, debido a que es rápido y porque tiene una tremenda personalidad dentro de la cancha.

 

Por algo, este 2010 fue el año de su despegue futbolístico, ya que debutó como titular por los mineros el 24 de enero ante Wanderers en el triunfo por 2-1 en el Municipal, mientras que marcó su primer gol por la Copa Chile ante Iquique en el "Tierra de Campeones".

 

Sin embargo, a la hora de enfrentar los micrófonos, Ponce es súper tímido, pero lo convencimos para que diera por primera vez una entrevista a un medio de comunicación y así se confesó con su Diario regalón.

 

Infancia

 

Ponce nació en la población Santo Tomás, que se encuentra en la comuna de La Pintana, aquella misma donde hacía y deshacía la peligrosa banda de "Los Guarenes".

 

Por ello mismo, es que éste talentoso mediocampista tuvo una dura infancia, ya que confesó: "es una población súper complicada, porque desde la casa sentía los balazos".

 

Asimismo, este loléin tuvo malas juntas cuando era "brocacochi", pero el fútbol le dio una oportunidad de alejarse de este mal ambiente, ya que a los nueve años comenzó a mostrar su habilidad jugando en las inferiores de Santiago Morning.

 

De ahí estuvo en la Escuela de Colo-Colo en La Pintana y comenzó a "parchar" en La Serena.

 

Pero, a los 12 años quedó en la Escuela de Fútbol de Cobreloa en Santiago y pese a que pudo abandonarla, porque declaró que Washington Reyes le dijo que si no traía el pase del cuadro "papayero" debía decir chaolín, al final todo el atado se solucionó.

 

Así, Ponce ahora está mostrando todo su potencial desde que llegó el 2008 a Calama y entre sus mejores recuerdos está su gran actuación que sirvió para dar vuelta el marcador y ganar por 3-2 a Ñublense.