Usted está en : Portada:
Miércoles 9 de febrero de 2011
Calama.- Vidente aseguró que Daniela Trigo se encontraría en Quetena

Definitivamente un rumbo distinto está tomando la investigación del caso de Daniela Trigo, la menor loína que desapareció de su hogar hace ya cuatro años. Su madre Roxana, que ha realizado una incansable búsqueda, está convencida que su hija se encontraría en el sector de la Mina Quetena, detrás del cerro La Cruz.

 

Esto se fundamenta principalmente en un mapa, que fue dibujado con una conocida vidente, que incluso habría dado pistas vitales para la ubicación de la estudiante universitaria Cecilia Julio, quien fue asesinada en Antofagasta.

 

Según la madre de Daniela, la vidente proveniente de Rancagua y que sólo accede a identificarse como Carmen, dibujó un mapa, con todo el recorrido que realizó Daniela durante su cautiverio y posterior asesinato.

 

“Yo asumí que mi hija está muerta y por eso quiero encontrar sus restos. La vidente me dibujó un mapa, que coincide perfectamente con la realidad geográfica del sector. Además me explicó detalles de cómo fue secuestrada mi hija y por quién”, agregó la mujer.

 

El relato desgarrador y muy detallado de Roxana, asegura que Daniela fue secuestrada en las cercanías de un grifo que se encuentra en la calle Bolivia, a sólo cinco casas de la suya.

El supuesto sujeto -según indicó la madre de acuerdo a lo expuesto por la vidente- la tuvo cautiva nueve meses.

 

“Luego, la mató con un objeto contundente, dándole en la cabeza. Así me explicó la vidente. Además me dijo que se la llevó al sector de una mina, que sería Quetena y ahí la semi enterró y tapó con piedras, como un monolito”, dijo la compungida madre.

 

Operativo de búsqueda

Con estos antecedentes entregados por la vidente rancaguina, Roxana partió hace tres día al sector. “Encontré cada una de las cosas que me dibujó en el mapa. Los cerros tal cual, los caminos que se dividen y la mina, pero el espacio es muy amplio, ya que sólo fuimos dos personas. Además quien me acompañó está ahora trabajando y no hemos podido volver”, agregó.

 

Según comentó y viendo que la investigación no avanza (luego de cuatro años), decidió hacer un llamado a la población loína. “Yo sé que este tema lo han tomado como parte de la ciudad. Por eso les pido que me ayuden. Quisiera pedirle a los dueños de microbuses, a quienes tengan camiones, o vehículos como camionetas. A las empresas, y particulares. Tanto estudiantes, como dueñas de casa. Asimismo, jóvenes y adultos, que nos colaboren”.

 

Agregó que “el próximo 18 de febrero a las 11 de la mañana y en un lugar que luego daremos a conocer, nos juntaremos para realizar un operativo rastrillo por el sector, para dar con el paradero de mi hija”, concluyó. Los interesados escribir al correo: buscandoadaniela@gmail.com.