Usted está en : Portada: Crónica
Lunes 27 de junio de 2011
eSTADIO rEGIONAL DIJO "ADIÓS" COMO GANADOR

Dos polos opuestos en el tiempo marcaron sendas victorias de elencos antofagastinos en la inauguración y despedida del Coliseo de la Avenida Angamos, con festival de goles en el gramado y fiesta en las tribunas.

El 12 de octubre de 1964 se jugó por primera un encuentro con las selecciones de Chuquicamata y de Antofagasta, frente a frente. Ganó la oncena de la AFA por cuatro goles a dos, con la dirección del técnico antofagastino ya desaparecido, Luis Santibáñez Díaz, que desde las huestes moradas del Unión San Martín llegó hasta la selección chilena y a logros a nivel internacional, marcando varios records que no han sido superados. Un estadio, sin reja olímpica y con un pasto bastante largo, para una brega que desencadenó la fiesta en las tribunas.

Ayer, 26 de junio de 2011, con Everton, con todo su plantel millonario y el Club de Deportes Antofagasta, dirigido por Gustavo Huerta, dispuesto a conseguir el título del Campeonato de Apertura, que si bien no asegura el ascenso a Primera "A", otorga la seguridad en tres opciones para conseguirlo.

La primera, con el máximo puntos sumado el rendimiento de la justa de Clausura. La segunda con partidos de definición ante el campeón del Clausura. La tercera, en caso de perder esos duelos, en la liguilla de promoción .

Los "pumas" cumplieron y ganaron por la cuenta mínima con una chilenita de Patricio Rubina, desatando la fiesta en las graderías, en el "hasta pronto" del Estadio Regional que hoy comienza la etapa de remodelación para convertirse en un recinto de estándar internacional que permitirá contar con más espacios para el deporte, la cultura y la recreación, como señala el díptico que fue distribuido entre los hinchas, que en casi 90 minutos coparon las tribunas del coliseo, y que destaca que la obra será posible gracias a una alianza público-privada. En ella intervienen el Instituto Nacional de Deportes, la Municipalidad de Antofagasta y Minera Escondida.

Así se transformará el estadio " Calvo Bascuñán " en un coliseo deportivo de primer nivel, que contribuirá a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la Perla del Norte y de la región.

De allí que más que un adiós, es un hasta pronto al campo deportivo de la avenida Angamos, que ahora se pondrá pantalones largos y de lujo en el concierto futbolero internacional.